Thursday, 2 May 2013

¿Demasiados efectos especiales?

Ayer estuve viendo Iron Man 3. Psé… salvo los chistes de Robert Downey Jr. (con los que me reí mucho), la película en sí es flojilla… Y es que quizá sea que me hago mayor, pero la verdad, hace ya tiempo que me cansa la tendencia que llevamos soportando desde hace años: más efectos especiales, más espectacularidad, más acción, más de todo...

Los efectos especiales han experimentado varias evoluciones, o varias generaciones: al principio, apenas añadían cuatro cositas al metraje grabado con cámara real, pero a medida que la tecnología avanza, el protagonismo en pantalla de los FX ha ido creciendo notablemente (todos recordamos la re-edición que George Lucas hizo de las tres primeras películas de Star Wars, para añadirles MAS efectos especiales).

Un ejemplo: los efectos especiales de Highlander (Los Inmortales), de 1986:

 

Con el tiempo, hemos visto como los contenidos generados por ordenador (CG, o CGI) han ido reemplazando cada vez más cosas en pantalla, llegando incluso a rodar con los actores frente a paneles verdes o azules (con todo el entorno reemplazado por ordenador), o incluso algunas intentonas (no muy exitosas) de introducir actores CG en primeros planos de películas (recuerdo ahora el T-800 con aspecto de Arnold Schwarzenegger de Terminator Salvation, introducido con CG porque Arnie había dado el salto a la política):

 

Con cada una de estas "evoluciones", se vive una inevitable obsesión por utilizar la nueva tecnología hasta la saciedad. Es una especie de competición de "y yo más", que normalmente hace que la historia y el guión pierdan protagonismo, y por lo tanto, las películas rodadas en esos momentos dejen bastante que desear. Las nuevas películas de Batman, la propia Terminator Salvation, y algunos otros ejemplos más, abrían un hueco a la esperanza… Son ejemplos a seguir, en los que los efectos especiales están al servicio de la historia, y no al revés.

Pero ahora nos toca vivir una nueva generación o evolución de Fx: minutos enteros de metraje de película que son enteramente CG (generados por computador), en los que no hay ni un solo elemento real. Escenarios, entornos, actores, todo es CG.

Y es que éste es un cambio notable… Prescindir de actores, escenarios y cámaras reales otorga una libertad sin precedentes (sin mencionar la reducción de costes), permitiendo planos de cámara imposibles y escenas totalmente inviables con técnicas tradicionales. Spiderman fue una de las primeras películas que empezó a utilizar estas técnicas con cierto éxito, y sin que el espectador medio lo notara (increíbles travelings de cámara alrededor de Nueva York, con el protagonista colgándose por los edificios). Los Vengadores ya incluyó bastantes planos en los que los actores con CG (siempre que estén lejos, o se muevan muy rápido para que el motion blur disimule lo suficiente).

Así que, como siempre, antes de que esta nueva obsesión se enfríe y estas técnicas queden al servicio de la película, el guión y la historia (como debe ser), me temo que tendremos que vivir otra nueva escalada de "a ver quién la tiene más grande".

Solo hace falta ver el trailer de Pacific Rim...

No comments: