Thursday, 26 March 2009

La gloria de los medios…

Hace ya tiempo que soy consciente de que la televisión, al igual que cualquier otro medio de comunicación de este bendito país, es una mierda. Una puta mierda, diría yo…

Y no me refiero ya a la utopía de contar con medios de comunicación imparciales, que aseguren una mínima veracidad e investigación de las noticias y que no se tomen la libertad de opinar sobre si algo está bien o está mal. Los monólogos de Iñaki Gabilondo (auténtica referencia moral del occidente moderno y solo equiparables a los de Intereconomía), dan auténticas ganas de vomitar (esté de acuerdo o no con lo que dice). Señor mío, cállese y haga su trabajo, que no es sino transmitir la noticia de forma aséptica e íntegra. Un ejemplo:

Repito, esté o no de acuerdo, esto es vergonzoso. Y si, se que el espacio se llama “La opinión de Iñaki Gabilondo”, que la cadena tiene derecho a emitirlo, que estamos en un país libre, que si no quiero no lo vea, etc etc… Lo sé, lo sé, pero existe una cosa que se llama dignidad profesional, y que después de tantos años, este señor haya terminado haciendo esto… En fin, esta imparcialidad “BBC” es algo a lo que hace ya años renuncié, por lo que me obligo a ver un telediario o periódico distinto cada día. Pero no, hoy no me refiero a esto…

Tampoco me refiero a la utopía de disfrutar de un poco de calidad en los contenidos. Esto no solo no va a ocurrir jamás, sino que cada vez está más lejos. La última ocurrencia es que las televisiones del grupo Antena 3 (A3, Neox y Nova), han sincronizado sus anuncios, al ritmo de la primera de las tres (A3). Esto implica que si en Neox dejan a Humphrey Bogart  a mitad de frase y “Tócamela otra vez Sam” se queda únicamente en “Tócamela”, pues no pasa nada. Que se joda el espectador y punto… Aquí lo que cuenta es reducir costes.

Pero no, hoy tampoco me refiero a toda esta falta de profesionalidad…

Me refiero a algo mucho más grave, y en mi opinión una de las peores plagas de los últimos años. Algo en lo que recalé hace algún tiempo, y de lo que cada vez estoy más convencido:

La negatividad de los medios

En otras palabras: Aquí solo se habla de mierda.

Empeora el estado de salud de Vicente Ferrer

Y es que hace unos minutos, en el telediario nocturno, acabo de oír que ha habido un accidente de tráfico en Rusia donde han muerto 6 personas. Y yo digo… “una pena, si señor, pero ¿para qué cojones nos cuentan eso?”.

¿Acaso van a terminar convirtiendo los telediarios en un resumen de todas las desgracias planetarias del día? ¡Pero qué coño! Eso es exactamente lo que son.

¡Y claro! Si uno amplía su radio de búsqueda a nivel planetario, pues encuentra muchas desgracias que contar.

Otro ejemplo: Hace unos días escuchamos la triste noticia de que Vicente Ferrer, misionero Jesuita que lleva trabajando en la India un Gritón de años, y cuya opinión sobre la vida me parece mucho más interesante que la del señor Gabilondo, estaba muy grave. Es muy triste, pero me enfada muchísimo pensar que era la primera, o de las primeras veces que veía a Vicente Ferrer en un telediario.

¿Por qué nadie había pensado que era una buena noticia hablar de este señor antes? ¿Por qué no se ha transmitido hasta ahora su labor y su gran trabajo? ¿Por que no ha sido noticia hasta que está agonizando en un hospital?

En fin, que el telediario de hoy, como el de todos los días ha sido:

Bolonia y la represión policial de la manifestación, atentados de ETA, maltratos a mujeres, la pobre chica asesinada en Andalucía, el asesino de MariLuz que dice le han quitado la pensión, la historia de un maltratador estadounidense que le ha “dado de ostias” a su mujer en la propia sala del juzgado, la crisis económica, el paro, el aborto, la manipulación que sufren los alumnos Riojanos, la guerra abierta entre PP y PSOE, mierda mierda y más mierda.

Eso sí, para no dejarnos mal sabor de boca después de hacernos tragar tanto excremento, al final nos ponen los deportes. Panem et circenses. Como siempre…

No digo que las malas noticias haya que ocultarlas, ¡ni mucho menos!. Pero ¡cáspita! en el mundo también pasan muchas cosas buenas, que por lo visto “no son noticia”.

¡Qué triste!.

Qué triste es todo esto y qué peligroso. Porque tras años y años de este comportamiento en TODOS los medios de comunicación, se va instaurando un sentimiento de negatividad generalizado, como una losa que aplasta a la gente y le impide ver las cosas buenas del mundo. Hace que todos nos quedemos en casa acojonados, creyendo que nos vamos a ir al paro (algo que quizá sea cierto después de todo ;), que nos van a atracar o a violar nada más salir de casa, que vamos a morir en la carretera mañana o que va a venir un ruso a sodomizarnos con una estatua en miniatura de Lénin.

¿Sería ese el objetivo desde el principio, y todo esto una estrategia planificada? Me importa un carajo malditos…

Tratemos de exigir una mayor divulgación de lo bueno. Hablemos de las iniciativas y eventos que aportan en positivo, tanto como de las que aportan en negativo. Tratemos de ser justos y equitativos, y no nos dejemos manipular de una forma tan obvia. Que al menos se lo tengan que currar un poquito más.

¿No os parece?

No comments: