Thursday, 2 October 2008

BMW Z4 Roadster. The beauty, not the beast

Ayer, tuve otra gran oportunidad de deleite automovilístico. De la mano de este chiquitín:


BMW Z4 Roadster 3.0i

Lástima que solo tuve diez minutillos para darme una vuelta de unos pocos km.

Es nervioso, el cabroncete, máxime si pulsas el "boton de la risa". Me pareció que tiene una dirección muy muy directa, incluso más que la del Porsche Boxster S (adelantando a un ciudadano, y tras un "suave" toque de volante, por poco salto de golpe del carril 1 al carril 3... Madre mía...).

El motor me pareció un poco perezoso hasta bien entradas las 5000 rpm. A partir de ahí empuja con ganas. También suena muy muy bien, no es un Porsche, pero no está nada mal. Es un sonido más refinado, un poco más suave, como si el Z4 fuera el "dandy", y el porsche fuera el "grasiento" macarra.



Los materiales del interior, muy buenos. Como debe ser. Una cosa que me gustó es que la apertura de la capota es totalmente eléctrica. En ningún momento requiere de cooperación alguna por parte del conductor, algo que sí es necesario en el Porsche.



Otra cosa en que aventaja al de Stuttgart es en capacidad del maletero. Para ser un deportivo biplaza, y además roadster, tiene un maletero más que aceptable (eso sí, solo uno). No se donde meten la lona cuando se recoge...


La posición de conducción me pareció mejor en el Porsche, aunque tengo que reconocer que no tuve tiempo para ajustar asiento y volante a mi gusto. No obstante, este coche también pasa la prueba del orangután.



En fin, algún dia... snifff...




No comments: