Tuesday, 8 July 2008

Patente de Corso. Olé

Debo ser un ignorante, lo reconozco. No he leído ningún libro de Reverte. Es más, no sé si he leído ningún libro novelístico entero. Probablemente sea mezcla de vagueza, falta de tiempo, y cansancio a partes iguales, aunque soy consciente de que eso no es excusa.

Lo que sí leo son cientos de artículos técnicos que me dan los mínimos conocimientos para evitar las faltas de ortografía más severas. Tampoco me suelo perder “Patente de Corso”, de Reverte.

Desde la ignorancia de un “ingeñero” que “no entiende de letras”, y aunque no le hagan ninguna falta mis alabanzas, quiero felicitar al Sr. Reverte. Poca gente tiene los güevos de decir las cosas claras y encima acertar con asiduidad. Si además le sumas que domina las palabras, y sabe cómo hacerse entender, el resultado son momentos de genialidad que creo deberían recordarse.

No ha sido otro sino el artículo “Un facha de siete años” el que me ha hecho escribir estas líneas. Qué pena que hagamos de éste, un país en el que un chaval de 7 años tenga que llegar llorando a casa porque le han llamado facha.

En mi modesta y torpe opinión, seas de la cuerda ideológica que seas, me parece de pervertidos educar a un crío de 7 años para que se preocupe por el fascismo, nacionalismo, politiquismo, estupidismo, gilipollismo o hijoputismo. Un crío es un crío, y a esa edad únicamente debería pensar en ser mejor portero, astronauta, o vaquero del séptimo de caballería (aunque hoy en día seguramente preferirán ser caballero Pokemon, o alguna hostia así). En lo único en lo que tiene sentido educar (a parte de conocimientos propios de la EGB), es en el respeto a los demás. Cuando esté crecidito, ya decidirá él por qué preocuparse.

No siempre es así, pero esta vez subscribo letra por letra, y espacio por espacio, el sentimiento que Arturo refleja en “ese folio de terapia personal”, como a él le gusta llamar. Me tomo la libertad de hacer realidad algo imaginado por el Sr. Reverte (añadiendo algunas licencias Futurámicas), ya que me ha parecido muy divertido.

Parafraseando:

“El problema no es la bandera, ni el toro, sino la puta que nos parió. A todos nosotros. A los ciudadanos de este país de mierda”

Ole tus güevos Artorius
.
.

1 comment:

Vicente said...

Que bien dicho la verdad ;)

Un saludo Iñaki!